Hablar de BQ es hablar de ilusión y sueño. Un proyecto que comenzó en el 2005 donde seis amigos vendían pendrives personalizados y que les ha llevado hasta la actualidad. A pleno 2017 donde se baten en un tú a tú con grandes del sector como Apple o Samsung.

Obviamente, es digno de alabar el gran crecimiento de la empresa en tan poco tiempo y, si así ha sido, será por algo, ¿no?

El germen de todo, además de la confianza en el producto, es la calidad del mismo. Sin ir más lejos, el ejemplo perfecto, lo tenemos con una de sus apuestas más punteras y más vendidos del pasado 2016, el BQ Aquaris M5.

El BQ Aquaris M5 llegó en pleno junio con sus 5 pulgadas de pantalla para darnos aún más luz y calor acompañado de un precio que harían palidecer a la competencia.

Uno de los principales atractivos del terminal lo encontramos en su cámara, fabricada por Sony y que cuenta con doble flash, 13MPx y la opción de grabar vídeo a FullHD. Además, la cámara, tiene un estabilizador automático haciendo casi imposible tomar fotos malas. A su vez, como decíamos, la pantalla IPS luce increíble con una resolución FullHD y tecnología Quantum Color+ que nos hará decir adiós a las típicas LED.

Bueno, pero con una pantalla tan buena, una cámara más que decente, ¿tendrá un procesador malo? Pues no, majetes. Dentro, en las tripas, porta un Snapdragon de ocho núcleos a 1,5Ghz.

Eh, eh, cerebrito. En cristiano.

Pues esto quiere decir que este aparato que, en luce casi como un juguete, te puede mover lo que quiera sin despeinarse. Da igual lo que le eches, que lo hará. Quizá tenga su momento de flaqueza pero volverá a la carga.

Además, el teléfono, cuenta con la opción de poner dos tarjetas SIM en el caso de necesitarlo y, en ninguno de ellos tocará la SD pues, cada tarjeta, tiene un compartimento independiente haciendo que todo sea mucho más cómodo.

¿Tarjeta SD? ¿Tan poca memoria tiene?

No. La verdad es que no. El M5 cuenta con 16 Gb de almacenamiento interno, de los cuales, habrá que restar los cuatro o cinco destinados al SO. Pero, oye, que si necesitas más, le puedes poner una microSD y no tendrás más dilemas.

Quizá, el punto malo, se lo debamos poner a su batería. Que, pese a ser de 3120 mAh, no es extraíble. Y, pese a que el móvil te aguantará un día completo de uso intenso, el no poder extraerla supondrá algún que otro dolor de cabeza en posibles cuelgues o errores de la misma.

Hay que añadir que, BQ, cuida y mima a todos sus usuarios y, a día de hoy, sigue dando actualizaciones y mejoras para el uso del sistema operativo siendo, Nougat, la última distro de Android, la que se encuentra a punto de salir para el teléfono.

En resumen, BQ M5 lo ha hecho. Y lo está haciendo bien. Ofrece un terminal de gama media a un precio más que competente con unas calidades y utilidades de un gama alta. Ofrece un servicio postventa y una atención al usuario que debería hacer cátedra.

Entonces, ¿cuál es el problema del Aquaris M5?

Pues que no son coreanos y no se llaman Samsung. Pero dadles tiempo, que esta gente viene para quedarse. Y si no, al tiempo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMPARTIR
Analizamos Apps, Jailbreak y Juegos para iPhone. Noticias de Apple y Mac y descarga de aplicaciones.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here