Drone Buzz

Drones y empresas, una alianza con mucho futuro



¿Sabías que en 2020 los drones moverán más de 60 mil millones de euros? Las conclusiones de la consultora Macquarie no sorprenden a nadie, pues el crecimiento de esta industria está demostrando ser meteórico. Parte de su rápida escalada reside en el interés que, sin reservas, han manifestado empresas como Amazon, DHL, Google, Microsoft y otros gigantes por las aplicaciones comerciales de la tecnología dron. Si pensabas que los drones para empresas eran un mito, las siguientes líneas te ayudarán a salir de tu error.

La marca china DJI, la francesa Parrot y la estadounidense 3D Robotics lideran la industria de los drones, seguidas de cerca por INSITU, Ehang, Yuneec, Airware, Syma o Lily Robotics. Que los drones para empresas empiezan a abrirse camino, no hay duda. Pero ¿cuál es la razón de esta auge? Una de las ventajas más evidentes de su uso es la eficiencia, así como el ahorro de tiempo y dinero, que algunas multinacionales cuantifican en millones de euros.

Veamos un ejemplo concreto: la logística, donde el instant delivery aparece como la última frontera de los servicios post-venta. Los drones, que ya han sido testados exitosamente por Walmart, Domino’s Pizza, UPS, Seur, Alibaba y hasta Rakuten, facilitarían las entregas relámpago, de menos de 30 minutos si hablamos de grandes núcleos urbanos. Incluso si realizamos una compra a través del smartphone mientras desayunamos en una cafetería, podríamos recibir nuestro paquete sin levantarnos de la silla. Por otra parte, los drones permitirían asumir una mayor cantidad de pedidos, en comparación con los transportistas tradicionales.

Pero ¿y las vidas humanas?

Más allá de la alta rentabilidad y la mayor eficiencia, los drones para empresas también contribuirán a salvar vidas humanas. Basta con teclear ‘accidente de petroleras’ en el buscador para entender que la seguridad en determinados oficios deja mucho que desear. De ahí que Raven y General Electric estén desarrollando drones capaces de detectar las fugas de gas y metano, con el fin de mejorar la productividad y disminuir el riesgo de explosiones e incidentes.

Pero esta iniciativa no es un caso aislado. También los RPAS (Remotely Piloted Aircraft Systems) están siendo utilizados en el Reino Unido para examinar cámaras y tanques contenedores de productos químicos, a todas luces una labor que pondría en grave riesgo la salud humana. Por otra parte, en casos de desastres biológicos o nucleares, cada dron podría salvar hasta diez vidas humanas. Véanse si no las pérdidas sufridas en el accidente de Chernóbil (200 mil) o de Fukushima (19 mil) que podrían haberse evitado con el uso de esta tecnología.

A pesar de los muchos atractivos de los drones para empresas, la creación de nuevos empleos quizá no sea proporcional a los que destruiría. De hecho, las estimaciones sugieren que el 47% de los puestos de trabajo actuales corren el riesgo de automatizarse. En este sentido, los drones aportarían un peligroso granito de arena.





Previous ArticleNext Article