La guerra está servida entre Apple y Qualcomm, literalmente. Engaños, amenazas, tradiciones… No estamos ante el guión de una telenovela de tres al cuarto. La relación entre estos gigantes tecnológicos está hoy en manos de los tribunales, donde se respira un divorcio prematuro y con desafortunados efectos secundarios para los consumidores. A principios de 2017 la multinacional de Tim Cook presentó una demanda histórica contra Qualcomm por el monopolio de sus procesadores. El pasado mes de abril los demandados presentaron un informe de casi 150 páginas donde aseguraban ser víctimas de «un ataque global» por parte de la compañía de la manzana. Si quieres conocer más sobre esta lucha de titanes, las siguientes líneas te interesan, y mucho.

Para entender las implicaciones de esta batalla legal entre corporaciones, debemos saber por qué Apple y Qualcomm han mantenido una relación tan estrecha, y la razón son los chips procesadores de esta última compañía. iPhone y otros muchos dispositivos inteligentes dependerían de estos elementos. El problema residen en las regalías que pesan sobre ellos y que todas las empresas, Apple incluida, deben abonar a Qualcomm por su propiedad intelectual. Justo o no, este es el detonante del conflicto Apple-Qualcomm.

1.000 millones de dólares es la cifra que ha exigido la empresa de Tim Cook a Qualcomm por monopolizar el sector de los procesadores, utilizando sus patentes para mantener de forma ilícita un lugar destacado en el mercado. Con todo, no han faltado las voces especializadas que han acusado a Apple de pretender alterar «el sistema de licencias de Qualcomm». En otras palabras, para la multinacional de Cupertino la compensación es lo de memos: lo que desean es cambiar las reglas del juego.

Apple y Qualcomm cruzan acusaciones sobre la tecnología del iPhone

Qualcomm se revuelve y ‘paga’ a Apple con su misma moneda

Pero la cosa no termina aquí. A comienzos de abril Qualcomm respondió con fuego a sus demandantes, interponiéndoles en el Tribunal del Distrito Sur de California una demanda por menospreciar el valor de sus microchips en el éxito de los terminales iPhone, y no sólo eso, sino que además afirman que Apple habría ralentizado intencionalmente el rendimiento de sus procesadores, para amortiguar el contraste con Intel y otros proveedores, que los de Tim Cook habrían comenzado a utilizar como represalia.

«Apple se niega a reconocer el valor consolidado nuestras tecnologías», han asegurado desde Qualcomm, quienes por supuesto no piensan abonar el billón de dólares que les exige la empresa de la manzana.

Así las cosas, confiamos en que este cruce de acusaciones no concluya con una ruptura definitiva entre Apple y Qualcomm, pues el éxito de los futuros iPhone podría depender de esta alianza. Vale la pena preguntarse qué ocurrirá si los sucesivos «y tú más» que se arrojan ambas compañías continúan sucediéndose y lastrando el desarrollo de sus productos.

COMPARTIR
Analizamos Apps, Jailbreak y Juegos para iPhone. Noticias de Apple y Mac y descarga de aplicaciones.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here