Actualidad

Apple recapacita ante Trump: invertirá una fortuna en fábricas de EEUU

Apple recapacita ante Trumpinvertirá una fortuna en fábricas de EEUU


«Voy a obligar a Apple a fabricar sus malditos ordenadores en Estados Unidos», fueron las palabras del magnate Donald Trump a principios del pasado año, y no cayeron en saco roto. Su ascenso a la presidencia del país de las barras y estrellas ha levantado no pocas ampollas entre las empresas tecnológicas. Si bien la multinacional de Cupertino se mostró desafiante, e incluso el estado de California coqueteó con su ‘Calexit’, hoy la realidad es bastante gris. Tanto que pocos dudan de que Apple invierta en fábricas en EE.UU, acatando así las exigencias de Trump.

En un contexto geopolítico verdaderamente dramático, la llegada de Donald Trump al poder ha prendido la mecha de la dinamita en todos los sentidos. Nadie permanece indiferente a sus palabras y medidas, de forma que incluso Apple estaría a punto de invertir en fábricas en EE.UU para ensamblar sus iPhones, una labor que habrían delegado durante años en China.

Y no sería una inversión pequeña. Tim Cook y los suyos han hablado de 7 mil millones de euros en una gigantesca fábrica, especializada en el montaje de las pantallas de los smartphone de la compañía. Con todo, los de Cupertino sólo tantean esta idea, avisando que «Apple está dispuesta a invertir en esta fábrica porque también necesitan las pantallas», lo que elude la verdadera esencia de las medidas de Trump: incentivar el empleo. Y vaya si lo conseguiría: esta empresa crearía nada menos que 30 mil puestos de trabajo.

Apple duplicaría sus precios

Así las cosas, parece claro que Apple invertirá en fábricas en EE.UU, pero ¿cuáles serán sus consecuencias? Primeramente, debemos preguntarnos por qué las grandes empresas deciden ensamblar masivamente sus productos en China. Productividad y volumen son factores determinantes, pero la razón principal reside en el precio final de la producción. Aunque The New York Times y otros medios han intentado hacer un ‘lavado de cara’ a esta mecánica de trabajo, argumentando que «el dinero no lo es todo», los datos crudos no dejan lugar a dudas: ningún trabajador estadounidense ensamblaría iPhones durante 12 horas por 17 dólares al día. El empleado chino, sí.

Aunque las exigencias de Donald Trump favorecerían enormemente la demanda interior de trabajo, esta medida tendría efectos adversos en el precio final de producto, que se encarecería notablemente. De hecho, aunque Apple y Foxconn no han barajado cifras concretas, uno de sus portavoces aseguró que las tabletas y iPhones de la marca de la manzana duplicarían su precio.

En vista de lo anterior, parece que el made in America se impondrá definitivamente entre Microsoft, Apple y otras empresas tecnológicas, en detrimento del siempre criticado made in China. Ahora bien, si el precio de salida del iPhone 8 podría superar los mil dólares siendo fabricando en el país asiático, ¿cuál será su coste si finalmente empieza a fabricarse en EE.UU?





Previous ArticleNext Article